Volver a los pañales después del entrenamiento para ir al baño (Cómo lidiar con la regresión)

Cuando se cría a los pequeños, el progreso no siempre es lineal. Al igual que la regresión del sueño, enfrentarse a la regresión del entrenamiento para ir al baño puede ser estresante tanto para los padres como para los niños. Pero, ¿volver a los pañales después del entrenamiento para ir al baño es la mejor manera de afrontar la regresión?

Este bebé está sentado en el suelo junto a su orinal de color azul celeste. Parece que tiene ganas de usarlo.

Lo mejor es seguir animando a tu hijo a usar el orinal en lugar de volver a los pañales después del entrenamiento. La regresión suele deberse a factores de estrés temporales en el mundo de un niño pequeño. Es una forma de sentirse más en control cuando están asustados o abrumados. Sólo hay que volver a los pañales si tu hijo aún no está preparado para ir al baño.

Sigue leyendo para saber qué es la regresión y por qué se produce. También te daremos consejos sobre cómo afrontar la regresión sin volver a los pañales después del entrenamiento para ir al baño.

¿Debes volver a ponerle los pañales a tu hijo?

La respuesta a esta pregunta depende del tiempo que tu hijo haya estado entrenado para ir al baño y de cómo se sienta al respecto. Si el entrenamiento para ir al baño ha ido bien durante semanas o incluso meses y tu hijo parece progresar con cada vez menos accidentes, no vuelvas a ponerle los pañales.

Es probable que la regresión se deba a un cambio en su entorno que hay que abordar o a un problema médico que debe ser revisado por tu pediatra.

Es importante ser coherente con tu hijo cuando está aprendiendo a ir al baño. Normalmente, si puedes localizar el problema y solucionarlo, volverá a la rutina en un abrir y cerrar de ojos. Cambiar de ropa interior de niño grande a pañales sólo confundirá a tu hijo y podría prolongar el proceso de aprendizaje del orinal.

BÉABA Orinal de Aprendizaje Bebé, WC Ergonómico para...
2.930 Opiniones
BÉABA Orinal de Aprendizaje Bebé, WC Ergonómico para...
  • ASEO ERGONÓMICO: Formas y dimensiones adaptadas a la morfología de niños y...
  • TAZA EXTRAÍBLE: Facilita la limpieza, modelo sin recovecos que puede limpiarse...
  • ANTIDESLIZANTE: Junta antideslizante para mejor estabilidad y adherencia al...
  • PRÁCTICO: Asas de agarre en la taza del váter y de transporte detrás del...
  • LIMPIEZA SENCILLA: Lavar con agua y jabón
  • FABRICACION EN EUROPA : fabricado en Francia

Es incómodo y frustrante, pero un poco de investigación y compasión durante unas semanas más será menos estresante para todos los miembros de la familia. Si tu hijo lleva pocas semanas sin tener accidentes y de repente vuelve a tener varios al día, intenta examinar qué puede estar pasando. Si tu hijo no sentía curiosidad y entusiasmo por usar el orinal para niños grandes y dejar los pañales, es posible que no esté preparado todavía.

¿Por qué tu hijo tiene accidentes de repente?

Los accidentes ocasionales ocurren, pero una verdadera regresión significa que hay algo que necesita atención. Los cambios en su entorno pueden causar a tu hijo un estrés que le desvía de su objetivo de mantenerse seco. Normalmente, cuando esto ocurre, están mental o emocionalmente abrumados.

¿Qué es la regresión al orinal?

La regresión del aprendizaje para ir al baño se produce cuando un niño que ya ha sido entrenado para ir al baño empieza a tener muchos accidentes. Puede ser frustrante para los padres que su hijo parezca finalmente entrenado para ir al baño, pero que vuelva a tener accidentes con regularidad.

¿Es normal que un niño retroceda en el aprendizaje del orinal?

Es normal que un niño sufra una regresión durante el aprendizaje para ir al baño. Hay muchas razones emocionales y físicas por las que tu hijo puede sufrir una regresión durante o después del aprendizaje del orinal. Es importante entender qué puede causar la regresión para poder abordarla. Algunas de las razones pueden ser:

  • Distracción o fatiga
  • Ir a una nueva guardería o cambiar de cuidador
  • Mudarse a una nueva casa
  • Embarazo o nacimiento de un nuevo hermano
  • Conflicto familiar o divorcio
  • Enfermedad

Hagas lo que hagas, no les regañes por los accidentes. Intenta ser lo menos emotivo posible con los accidentes de tu hijo. Incluso puedes pedirles que te ayuden con calma, haciendo que se quiten la ropa mojada o que te ayuden a rehacer la cama después de una siesta o de un accidente nocturno.

Regresión al orinal en niños de 2 años

La mayoría de los niños pequeños no desarrollan la disposición y las habilidades motoras necesarias para el aprendizaje del orinal hasta después de su segundo cumpleaños. La edad media para permanecer seco durante todo el día está entre los 32,5 y los 35 meses. Si tu hijo de 2 años parece estar completamente entrenado pero sufre una regresión, podría ser que aún le falte la madurez o las habilidades físicas necesarias para ello.

Regresión al orinal en niños de 3 años

La regresión al orinal en niños de 3 años es bastante común. En España, los niños aprenden a ir al baño un poco más tarde que hace varias décadas. La edad media para que un niño pequeño empiece a ir al baño es ahora entre los 21 meses y los 3 años. Sólo la mitad de los niños completan el aprendizaje para ir al baño a los 3 años.

¿Cuántos accidentes de aprendizaje del orinal son normales?

Los padres informan de que alrededor del 80% de los niños tienen algún contratiempo durante el aprendizaje para ir al baño. Puede haber más accidentes que durante el propio entrenamiento. Normalmente, los niños que sufren retrocesos pueden tener hasta 6 o 7 accidentes al día si no son incitados a ir por uno de los padres.

AGAKY Asiento Inodoro para Niños Entrenador Inodoro para...
1.295 Opiniones
AGAKY Asiento Inodoro para Niños Entrenador Inodoro para...
  • Diseño único: con su respaldo / salpicadura / barandilla y caricatura, este...
  • Material resistente y ambiental. Utilizamos material de PP respetuoso con el...
  • Fácil de limpiar: simplemente use un cepillo para limpiarlo solo durante unos...
  • Cómodo: como el asiento tiene una almohadilla suave, los niños se sentirán...
  • Universal: se adapta a la mayoría de los inodoros ovalados y redondos, el...

Algunos padres informan de sólo unos pocos accidentes, y otros cuentan historias de horror de limpiar constantemente el pis y la caca mientras su hijo pequeño estaba en periodo de regresión. La buena noticia es que no suele durar tanto. Sólo tienes que volver a ser diligente con los recordatorios y recogerlos cuando parezca que se están preparando para ir al baño.

¿Qué pasa si tu hijo entrenado para ir al baño tiene accidentes a propósito?

A veces los niños pequeños tienen un carácter fuerte. Por eso, tu hijo debe estar preparado física y emocionalmente para comenzar el entrenamiento para ir al baño desde el principio. Si presionas a tu hijo para que esté completamente entrenado para usar el orinal, o empiezas demasiado pronto antes de que esté emocional y físicamente preparado, tu hijo puede rebelarse contra la idea.

TOY-LET - El nuevo Orinales para Niños, Un pote de...
912 Opiniones
TOY-LET - El nuevo Orinales para Niños, Un pote de...
  • Baño, WC, diseño realista con la apariencia y sensación de un inodoro adulto.

Otra razón por la que tu hijo pequeño entrenado para ir al baño puede tener accidentes a propósito es que desea más atención por tu parte. Si tu hijo se siente inseguro o necesita más atención, es posible que provoque más accidentes sólo para tener la interacción contigo. Si te relajas y dejas que el niño te muestre cuándo está preparado, es probable que lo consiga más rápidamente.

Cómo manejar la regresión al orinal

Lo mejor que puedes hacer cuando tu hijo tiene una regresión al orinal es respirar hondo y recordar que todo esto es una parte normal de su crianza. Aunque nos alegramos cuando podemos superar el constante aluvión de cambios de pañales, recuerda que tu hijo sigue siendo un pequeño ser humano. A veces, simplemente no están preparados, o algo les desvía temporalmente del camino.

Este bebé está tumbado en la cama de sus padres boca arriba. Lleva puesto un pañal y un mono de color morado. El crío se está tocando un pie.

Si tienes paciencia, antes de que te des cuenta volverán a usar pañales limpios y secos. La mayoría de las regresiones sólo duran un par de semanas si no hay problemas médicos subyacentes y el niño estaba preparado para ir al baño. Hasta entonces, he aquí algunas cosas que te ayudarán a manejar la regresión al orinal y a mantener tu cordura:

Averigua por qué

Es importante que primero intentes encontrar la causa de la regresión de tu hijo. Encontrar la posible razón te ayudará a orientarte sobre la mejor manera de manejar la situación con tu hijo. También puede ayudarte a tener la empatía necesaria para ser paciente y positivo con tu hijo para que el periodo de regresión no dure más de lo necesario.

Hazle saber que lo entiendes, que no pasa nada y que los accidentes les ocurren a muchos niños.

Simpatiza e intenta ayudar

Intenta no dejar que tus emociones negativas se manifiesten. Asegura a tu hijo que comprendes sus sentimientos y que no pasa nada. Asegúrate de que sabe que sigue siendo un niño «grande». Aquí tienes más sugerencias para ayudar:

  • Ir a una nueva guardería o cambiar de cuidador: trabaja con el cuidador para ayudar a tu hijo a sentirse cómodo con él y con el orinal en la nueva escuela.
  • Mudanza a una nueva casa: intenta poner peluches u otros objetos familiares de la antigua casa alrededor o cerca del orinal para que tu hijo se sienta más cómodo.
  • Embarazo o nacimiento de un nuevo hermano: organiza un tiempo especial a solas contigo, o haz que te ayude con el nuevo bebé, por ejemplo, cogiéndote y dándote cosas mientras cambias los pañales. O planifica paseos especiales en los que te acompañen a ti y al bebé para «ayudar».
  • Conflicto familiar o divorcio: asegúrate de que tu hijo es querido y trata de mantener las rutinas en la medida de lo posible. Las rutinas son muy importantes para los niños pequeños. Intenta también comprar orinales, ropa interior, recompensas, tablas o libros idénticos en ambas casas. Mantenlos en el mismo lugar en ambas casas. Mantener la coherencia será más fácil para tu hijo.
  • Enfermedad: las infecciones del tracto urinario, el estreñimiento, la vejiga hiperactiva u otras enfermedades pueden ser la causa de la regresión de tu hijo. Consulta con el pediatra de tu hijo si notas que tiene dolor, esfuerzo o no puede retener la orina.

Mantén la calma

A pesar de lo frustrante que puede ser un retroceso en el aprendizaje para ir al baño, debes abordarlo con calma y con naturalidad. Si tu hijo está luchando contra los cambios o las inseguridades que tiene respecto a las cosas que le rodean, puede sentirse avergonzado o molesto porque estés decepcionado o frustrado con él. Se recuperarán más rápidamente si no permites que las emociones se apoderen de ellos.

Saber cuándo está preparado

Comprende cuándo está preparado tu hijo para el aprendizaje del orinal. Es diferente para cada niño, según el momento en que desarrolle las habilidades y la comprensión necesarias para empezar el entrenamiento para ir al baño. Las regresiones suelen durar poco si se abordan los problemas. Si dura más de un mes, puedes considerar que simplemente no estaba preparado.

Kindsgut - Orinal para bebés, azul pastel
4.521 Opiniones
Kindsgut - Orinal para bebés, azul pastel
  • Orinal de Kindsgut: comodidad absoluta para tu bebé o niño pequeño; ideal...
  • WC infantil, inodoro de aprendizaje con respaldo: estupenda asistencia para ir...
  • Materiales ecológicos, libres de sustancias nocivas y adecuados para niños
  • Diseño infantil en forma de ballena
  • Importante: el orinal es antideslizante gracias a los tacos de goma de la parte...

Este sería el único momento en que se recomienda volver a los pañales hasta que estén preparados, en lugar de seguir presionándoles en el entrenamiento.

Sé positivo y alentador

Si eres capaz de mantenerte optimista y alentador, estarás enseñando a tu hijo que no pasa nada por tener contratiempos y que debe seguir esforzándose al máximo. Elógialo cuando esté seco y, cuando tenga un accidente, di: «Uy, has tenido un accidente». «¡Vamos a sentarnos en el orinal!»

Refuerza las expectativas y el entrenamiento

Hazle saber a tu hijo que sigues esperando que vaya al orinal cuando lo necesite y que tenga la ropa interior limpia y seca. Refuerza el entrenamiento con ellos recordándoles suavemente que utilicen el orinal después de despertarse, durante el juego, antes de la siesta, después de las comidas y antes de acostarse.

Utiliza recompensas

Si durante el entrenamiento inicial utilizaste un sistema de recompensas (como pegatinas en una tabla o chucherías), intenta volver a ese sistema durante un tiempo para reforzar el hábito de ir al orinal. También puedes aplaudir, animar o darles un abrazo cuando vayan.

Conclusión final

Es tentador sentirse frustrado e incluso un poco enfadado si de repente vuelves a limpiar varios accidentes en un día. Sin embargo, la regresión es una parte natural del entrenamiento para ir al baño y muchos niños pasan por ella. Lo mejor es mantener la calma, seguir reforzando los progresos de tu hijo y su entrenamiento, ayudarle con cualquier problema emocional o físico y hacerle saber que lo conseguiréis juntos.

Deja un comentario