¿Por qué mi bebé juega con su biberón en lugar de beber?

Tanto si toman leche materna como si toman leche artificial, hoy en día muchos bebés se alimentan con biberones para algunas o todas sus tomas. En algún momento de la alimentación con biberón, es posible que tu bebé no quiera tomar el biberón y que, en su lugar, intente jugar con él. Aunque parece habitual, no deja de ser frustrante que intentes ayudar a tu bebé a comer y tenga otros planes.

Este bebé está distraido mientras se toma el biberón.

Un bebé más pequeño que está acostumbrado a la lactancia materna puede rechazar el biberón a pesar de tener hambre porque prefiere el pecho. Los niños mayores pueden rechazar el biberón porque no tienen hambre, porque no les gusta el biberón o la tetina, porque les están saliendo los dientes o porque están demasiado cansados para concentrarse en comer.

También pueden estar distraídos o querer jugar contigo en su lugar. Sigue leyendo para saber por qué tu bebé puede jugar con el biberón cuando tú quieres que lo tome.

Las razones más comunes por las que un bebé juega con el biberón en lugar de beberlo

Aunque no parece haber datos oficiales sobre el rechazo del biberón, un estudio reveló que entre el 20 y el 30% de los padres informan de problemas relacionados con la alimentación durante el desarrollo del bebé, y se encuentran anécdotas de bebés que rechazan el biberón por todo Internet en foros, vídeos y blogs de crianza.

Estos mensajes, a menudo de padres que buscan consejo, se refieren a bebés de todas las edades y etapas, así como a cuidadores nuevos y experimentados. Es posible que tu bebé juegue con el biberón en lugar de beber debido a:

  • Falta de hambre
  • Preferencia por la lactancia
  • Biberón o tetina nuevos
  • Distracciones
  • Dentición
  • Sensación de cansancio
  • Querer jugar

Falta de hambre

Si tu bebé no tiene suficiente hambre, no querrá comer. Aunque esto parece sencillo, puede confundir a los padres que intentan respetar ciertos horarios de alimentación. Algunos bebés toman el biberón según un horario o tienen una «rutina» poco definida, mientras que otros son mucho menos predecibles.

Este bebé está en la cama tomando el biberón que le está dando su madre. Se lo bebe tranquilamente.¿Por qué se colapsa la tetina del biberón? ¡Y cómo solucionarlo!

Especialmente en los bebés muy pequeños y en los prematuros, la alimentación requiere mucha energía, y pueden tomar sólo un poco o negarse a comer si no tienen suficiente hambre.

Un bebé que no tiene hambre puede intentar jugar en su lugar, o puede masticar la tetina, empujarla fuera de la boca, apartar la cabeza o incluso derribar el biberón con las manos. Investigaciones recientes recomiendan alimentar al bebé según sus señales, incluso a los bebés muy prematuros, para que sea más fácil para ellos y para ti.

Preferencia de la lactancia

Amamantar directamente del pecho es diferente a tomar leche o fórmula de un biberón. Durante el amamantamiento, la leche puede fluir rápidamente al principio, y más tarde de forma más lenta, y el bebé puede controlar el proceso y hacer descansos en función de si está chupando y cuánto. Con los biberones, la velocidad de flujo de la leche depende de la apertura y la forma de la tetina, y de la posición del bebé, del cuidador y del biberón.

A los bebés amamantados puede no gustarles el tacto de una tetina artificial, el flujo puede ser demasiado rápido o demasiado lento en comparación con el pecho, o simplemente prefieren el acto de alimentarse del pecho.

Una sugerencia para que los bebés amamantados aumenten su éxito con el biberón es utilizar técnicas de alimentación específicas. Estas técnicas implican colocar al bebé en posición vertical y sostener el biberón en posición horizontal, utilizar la tetina de flujo más lento y seguir las señales del bebé en cuanto al ritmo y las pausas para imitar lo que podría hacer al amamantar.

También puede ayudar que un cuidador distinto de la madre le ofrezca el biberón, ya que el bebé puede asociar mucho a la madre con la lactancia y rechazar cualquier biberón que le ofrezca.

Biberón o tetina nuevos

Alimentarse con un biberón es una habilidad, y los bebés se desenvuelven mejor con lo que más practican. Introducir un nuevo tipo de biberón o tetina, u ofrecer una temperatura diferente a la habitual puede hacer que tu bebé se niegue a beber. Es posible que quiera jugar con el biberón o la tetina, explorándolo para familiarizarse con ese nuevo dispositivo de alimentación que le has presentado.

Esta madre tiene un biberón con leche en cada mano. Parece que sus hijos no se lo han terminado del todo.¿Por qué los biberones de leche artificial se vuelven rosas? ¿Debo preocuparme?

Especialmente los bebés mayores están más alerta y curiosos sobre su entorno, y pueden estar más interesados en la novedad que en satisfacer su hambre. Dale la oportunidad de comprobarlo antes de animarle suavemente a que vuelva a alimentarse.

Distracciones

Ya sean ruidos, luces brillantes, juguetes o un hermano jugando cerca, las distracciones pueden dificultar que tu bebé se concentre en la alimentación. Cuando los bebés salen del «cuarto trimestre» o etapa de recién nacido, alrededor de los 3 o 4 meses, son más conscientes de lo que ocurre a su alrededor y pueden ver con mucha más claridad.

Ser capaz de enfocar mejor y seguir los objetos en movimiento permite a tu bebé explorar su entorno, pero también abre la puerta a más distracciones de la tarea que tiene entre manos: beber el biberón.

Tu bebé puede girar la cabeza para encontrar la fuente de ruido o movimiento, sonreír y retorcerse en respuesta a las travesuras de sus hermanos, o sobreestimularse con una habitación muy iluminada. Alimentar a tu bebé en un espacio tranquilo con luces tenues puede ayudar.

Dentición

De todos los problemas que tienen los bebés, la dentición parece ser la culpable de muchas cosas, desde el babeo excesivo hasta los despertares nocturnos y el aumento de la irritabilidad. Si alguna vez has tenido problemas con tus propios dientes, quizá recuerdes que no querías comer, y los bebés no son diferentes.

Puede parecer que tu bebé juega con la tetina del biberón o la mastica mientras intenta calmar sus encías doloridas, aunque sepas que tiene hambre.

Por desgracia, los dolores de dentición y las molestias que causan, pueden ir y venir hasta que tu bebé termine el proceso, que puede durar hasta los tres años. Es posible que quieras ayudar a aliviar cualquier dolor o molestia de la dentición antes de intentar iniciar una toma, especialmente si sabes que hay un nuevo diente en camino.

Este padre está limpiando el biberón de su hijo con un cepillo en profundidad.¿Qué hacer si un biberón tiene moho? Guía de limpieza y desinfección

Sensación de cansancio

A veces puedes reconocer a un bebé cansado por su pesadez de ojos, su menor actividad y sus grandes bostezos, pero otras veces puede parecer más bien que llora, que aparta el biberón e incluso que aumenta su actividad, ya que los niveles de la hormona del estrés pueden aumentar cuando un bebé está demasiado cansado.

Algunos padres dicen que sus bebés y niños pequeños sobreexcitados se vuelven «hiperactivos», lo que puede dar lugar a todo tipo de payasadas al intentar darles el biberón. Prestar atención a las señales de hambre y cansancio de tu bebé puede ayudar, aunque a veces pueden ser sutiles y pasar desapercibidas si tu bebé se cansa demasiado rápido.

Para los bebés más pequeños, envolverlos, ofrecerles un chupete y mecerlos puede ayudar a calmarlos lo suficiente como para que tomen el biberón.

Querer jugar

Si tu bebé no quiere tomar el biberón, puede ser que quiera jugar en lugar de comer. Como muchos padres han observado, los bebés y los niños pequeños juegan con casi cualquier cosa, incluidos los biberones. Pueden soplar frambuesas en la tetina, dejar de beber para sonreírte, girar el biberón con las manos, golpearlo o empujarlo, apartar el biberón de ti e incluso tirarlo.

Si tu bebé tiene realmente ganas de jugar, puede que tengas que ayudarle a sacar esa energía antes de ofrecerle de nuevo el biberón. Tener una rutina regular también puede hacer que las transiciones del tiempo de juego al tiempo de alimentación, sean más fáciles para ambos.

Entonces, ¿qué puedes hacer cuando tu bebé quiere jugar con el biberón en lugar de alimentarse?

Dependiendo del motivo, puede que quieras hacer cambios en el entorno de la alimentación o en el biberón, o puedes considerar cambios en la rutina diaria para fomentar una alimentación más centrada.

Asegurarte de que tu bebé tiene el hambre suficiente para comer, seguir sus señales y dejar que te muestre cuándo ha tenido suficiente, puede ayudar a que las tomas de biberón sean una experiencia más suave y agradable para todos.

Esta madre le está dando el biberón a su hijo. El bebé está tumbado boca arriba en la cama de sus padres.¡Mis biberones huelen a jabón! Limpieza y eliminación de la fragancia

3 comentarios en «¿Por qué mi bebé juega con su biberón en lugar de beber?»

    • ¡Qué interesante! Cada bebé es único y descubre el mundo a su manera. Aunque algunos podrían preocuparse por la seguridad de los biberones como juguetes, confío en que los padres tomen las precauciones necesarias. ¡Disfruten de esos momentos de exploración juntos!

      Responder

Deja un comentario