¿Mi segundo bebé se parecerá al primero? (Razones, preguntas y algunos datos)

Los futuros padres sólo pueden imaginar el aspecto que tendrá su nuevo pequeño cuando nazca. Los padres que ya han tenido un hijo tienen un poco más de idea de cómo puede ser su bebé, pero ¿en qué medida se parecerá un segundo bebé al primero?

Hija pequeña escucha al bebé dentro de la barriga de su madre embarazada. Parece estar feliz.

Tus hijos pueden parecerse bastante o nada gracias a una intrincada mezcla de genes transmitidos por cada uno de los padres. En realidad, los hermanos sólo comparten el 50 % de su material genético, porque cada progenitor posee dos copias, normalmente diferentes, de cada gen que transmiten al azar.

Debido a la complejidad del ADN humano y de la herencia de cada progenitor, es imposible predecir cómo será tu segundo bebé. Sigue leyendo para conocer los complejos patrones de ADN que cada progenitor aporta a sus hijos y cómo el ADN, junto con otros factores del estilo de vida, controla nuestro aspecto.

¿Se parecerá mi segundo bebé al primero?

Piensa en las familias que conoces: algunas familias tienen hijos extrañamente parecidos. Pero, ¿has conocido alguna vez al hermano de alguien y te has preguntado cómo es posible que estén emparentados? Todo se debe a nuestro ADN y a cómo los padres transmiten su ADN a sus hijos.

Los seres humanos tenemos 46 cromosomas, que son los componentes básicos de nuestro ADN. Cada cromosoma tiene entre 20.000 y 25.000 genes. Los padres transmiten las características biológicas a sus hijos a través de esos genes.

La variación física entre los hijos se debe a que los humanos tenemos dos copias de cada gen, y esas dos copias pueden ser diferentes. La que transmitimos a nuestro hijo es completamente aleatoria, por lo que tu primer bebé puede recibir una copia, pero tu segundo bebé podría recibir la otra, con resultados completamente diferentes.

Mujer practicando snorkel en la playa.¿Se puede hacer snorkel estando embarazada? (Preguntas frecuentes y detalles)

Tenemos dos copias de cada gen porque nuestra madre y nuestro padre nos transmitieron cada uno una copia en nuestra propia concepción a través de su esperma y su óvulo. Las dos copias se llaman alelos, pero no todos los alelos interactúan de la misma manera. La forma en que interactúan crea las diferencias físicas entre los hermanos, y los científicos llaman a estas interacciones patrones de herencia.

¿Cómo influyen los patrones de herencia en el aspecto de nuestros hijos?

Si recuerdas vagamente tu lección de ciencias del instituto sobre los genes dominantes y recesivos, ese es el material que influye en que tu primer y segundo bebé se parezcan. Los patrones de herencia de los alelos se agrupan en siete categorías.

  • Autosómico dominante: el gen es dominante y está en un cromosoma no sexual
  • Autosómico recesivo: el gen es recesivo y está en un cromosoma no sexual
  • Dominante ligado al X: el gen es dominante y está en el cromosoma X (femenino)
  • Recesivo ligado al X: el gen es recesivo y está en el cromosoma X (femenino)
  • Ligado al Y: el gen está en el cromosoma Y (masculino)
  • Codominante: cada alelo es igual de fuerte y los dos alelos crean una característica combinada
  • Mitocondrial: el gen está en un lugar especial: el ADN mitocondrial

Dependiendo del gen que transmitáis tú y el otro progenitor de tu hijo, los genes interactuarán según uno de estos patrones.

Lo que contribuye al reto de predecir el aspecto de tus hijos es que cada progenitor podría aportar un gen recesivo, lo que significa que el rasgo recesivo aparecería en tu hijo. Así que, si tu bebé nace y acabas preguntándote de dónde viene su inusual nariz, podrías culpar a los genes recesivos.

¿Qué rasgos físicos tienen más probabilidades de ser similares a los de su hermano?

Incluso sabiendo cómo funcionan los genes, es difícil predecir cómo se manifestarán en el aspecto de tus hijos. Como tú y el padre del niño podéis transmitir cada uno de los dos genes, y ninguno de vosotros puede controlar cuál transmite, hay tres combinaciones genéticas diferentes para cada característica física mediante un cuadrado de Punnett.

Los rasgos físicos dominantes incluyen los picos de viuda sobre las líneas de pelo liso, el pelo oscuro sobre el rubio, el pelo rizado sobre el liso, los ojos almendrados sobre los redondos y los lóbulos de las orejas desprendidos sobre los pegados. Las pecas, la barbilla hendida y los hoyuelos también son rasgos dominantes.

El color de los ojos es una combinación de múltiples genes, por lo que es aún más difícil de predecir científicamente.

Madre toca su barriga y se ríe. Está feliz.¿Puedo tomar musgo marino estando embarazada? (Lo que debes saber)

Sin embargo, los rasgos dominantes no son necesariamente más probables y no son intrínsecamente mejores que los recesivos. Después de todo, tener un sexto dedo es en realidad un rasgo dominante, pero sólo 1 de cada 500 bebés nace con uno. Esto se debe a que los genes recesivos se dan en una mayor proporción de la población.

Puedes echar un vistazo a las fotos familiares para ver si hay características comunes entre vuestras familias que puedan apuntar a un gen dominante. Pero ten en cuenta que no tienes ni idea de qué genes recesivos posees ni de si se los vas a transmitir a tus hijos. Si tanto tú como el otro progenitor del niño transmiten un gen recesivo, acabarán teniendo ese rasgo recesivo.

¿Qué padres tienen más genes dominantes?

Los hijos heredan exactamente el mismo número de cromosomas de cada progenitor. Sin embargo, los científicos saben que el ADN puede expresarse de forma diferente. La epigenética es el estudio de cómo tu entorno y tu comportamiento influyen en el funcionamiento de tus genes.

Un popular estudio de 2015 indica que, en los mamíferos, los genes del padre son un poco más dominantes, lo que significa que es más probable que se manifiesten. El folclore común es que los bebés se parecen más al padre como una forma evolutiva de identificar el parentesco.

Sin embargo, los genes no sólo tienen que ver con el aspecto: influyen en la salud física y mental y determinan la predisposición a las enfermedades y otros problemas. Y la ciencia sobre si los bebés tienen más probabilidades de parecerse a sus madres o a sus padres es contradictoria, ya que un estudio de 2011 descubrió que no hay una forma objetiva de medirlo y que todo depende de cómo se pregunte o juzgue a quién se parece el bebé.

Como algunos rasgos, como el daltonismo, son específicos del sexo, los determina la madre cuando tiene un hijo. El gen del daltonismo se encuentra en el cromosoma X que transmite la madre. El padre aporta un cromosoma Y que no ofrece un gen propio de daltonismo para mitigar el de la madre. En consecuencia, el hijo varón hereda el daltonismo. Si el niño fuera una niña, entonces el padre aporta un cromosoma X para combatir el gen de la madre.

¿Es posible que no se parezcan en nada?

Dado que pocos tenemos un mapa genético completo, no tenemos ni idea de qué genes dominantes y recesivos tenemos que transmitir. En consecuencia, no podemos predecir qué rasgos heredarán nuestros hijos ni cómo se combinarán e interactuarán los alelos heredados de cada progenitor.

Madre descansa en la cama porque se encuentra un poco mal antes del parto.¿Por qué tengo síntomas gripales antes del parto?

Debido a las numerosas combinaciones de genes -casi 8 millones- que podemos transmitir, ¡los hermanos sólo comparten alrededor del 50% de su material genético!

Los científicos también piensan que la naturaleza pretende que los hermanos sean genéticamente diferentes como mecanismo evolutivo para mitigar las enfermedades y ayudar a los humanos a sobrevivir. Esto se debe a que el mapeo del ADN de los hermanos indica un cruce cromosómico en el que trozos de cromosomas se mezclan en lugares diferentes. Así, aunque los padres pasen los mismos genes a dos hijos diferentes, los genes acaban en lugares distintos del ADN para dar resultados diferentes entre los hijos.

Esto es evolutivamente más importante para cosas como la función de los órganos y la tendencia a las enfermedades, pero también influye en nuestro aspecto básico.

¿Contribuyen los hábitos de vida a los cambios de aspecto de un niño a otro?

Aunque la mayor parte de la apariencia de un bebé proviene de su ADN, algunos de los factores del estilo de vida de la persona embarazada que conducen a la concepción y luego al nacimiento pueden influir en la apariencia del niño.

Consumo de alcohol durante el embarazo

Los bebés expuestos al alcohol en el útero por el consumo de alcohol de su madre pueden desarrollar un trastorno del espectro alcohólico fetal (TEAF). Además de graves problemas cognitivos, los TEAF pueden causar también algunos cambios físicos. Los bebés con TEAF pueden ser más bajos que la media, tener la cabeza más pequeña de lo normal y presentar rasgos faciales anormales. El rasgo distintivo de un niño con TEAF es una zona lisa entre el labio superior y la nariz que normalmente es estriada.

Dado que los trastornos del espectro alcohólico fetal pueden manifestarse como rasgos físicos permanentes, el consumo de alcohol de una persona embarazada puede contribuir a las diferencias entre el aspecto de un niño y el de otro.

Exposición en el útero a sustancias peligrosas

Un feto en desarrollo puede estar expuesto a sustancias que repercuten en su desarrollo cuando la sustancia repercute en la actuación de la placenta o pasa al propio feto. Muchas cosas, desde medicamentos recetados hasta toxinas ambientales, pueden causar defectos de nacimiento -especialmente bajo peso al nacer- que repercutirán en el aspecto físico de tu bebé.

Este bebé tiene ganas de tomar su leche.¿Tendrán mal aspecto mis implantes mamarios después del embarazo? (Cosas que debes saber)

El ejemplo más destacado es la talidomida, un medicamento de venta con receta utilizado en la década de 1950 para tratar las náuseas matutinas. Más tarde, los científicos determinaron que la exposición a la talidomida hace que las extremidades del feto se formen de forma incorrecta, lo que hace que sean deformes o que falten por completo.

Cosas que influyen o contribuyen a la apariencia y el ADN de tu bebé.

Por desgracia, no puedes controlar, ni siquiera influir, qué partes de tu ADN pasas a tus hijos. Del mismo modo, no puedes cambiar la forma en que tus genes interactúan con los de tu pareja para influir en el patrón de herencia que, en última instancia, controla los rasgos que heredan tus hijos.

6 comentarios en «¿Mi segundo bebé se parecerá al primero? (Razones, preguntas y algunos datos)»

    • Vaya pregunta tonta. ¿En serio crees que el tiempo y la genética nos dirán todo? Hay muchos otros factores en juego. Deja de especular y busca respuestas más sólidas.

      Responder
    • ¡Vaya pregunta! No hay una respuesta definitiva, pero lo cierto es que nuestros hijos pueden heredar características físicas y rasgos de personalidad de ambos padres. Al final del día, cada niño es único y especial. ¡Disfruta del misterio y sorpréndete con lo que la genética te tiene preparado!

      Responder
    • ¡Definitivamente! Mis hijos son como dos gotas de agua, incluso me han confundido en más de una ocasión. ¡Es increíble cómo se pueden parecer tanto!

      Responder

Deja un comentario